Imagen de portada

Trabajo femenino y familia

Virginia Gutiérrez de Pineda

Resumen


"Las mujeres son las que tienen que sembrar, ellas gestan y paren, pueden enseñar a la semilla y a la planta a reproducirse, no nosotros los hombres que no cumplimos con estos menesteres" dice Santa Gertrudis que le argüían los indios del oriente colombiano, cuando pretendía cambiar el reparto del trabajo por sexos, en una comunidad nativa durante el pasado colonial. Desde entonces nosotros, y desde un pasado más distante, los territorios de cada sexo han sido tajantemente definidos. Se asegura que el antepasado arborícola al invadir las sabanas africanas saliéndose del hábitat selvático e iniciar erecto las tareas de cazador, utilizando instrumentos de lucha, definió el rol hogareño de la mujer, dejándola fuera de las tareas de sobrevivencia al cuidado de sus crías. Protección del macho y sumisión de la hembra y de los hijos pequeños, se concluye, resultaron de ese reparto de supervivencia humana. A esta deducción biológica, que afinca el poder de un género por otro, según algunos autores, puede argüirse que aún hoy día, en muchas especies animales - felinos y aves- la hembra en etapa de crianza cumple con más empuje que su compañero la tarea de providente.

 


Palabras clave


Trabajo femenino indígena; Diferencias de género;

Texto completo:

PDF