Bongos, champanes y vapores en la navegación fluvial colombiana del siglo XIX

Eduardo Posada Carbó

Resumen


A bordo blanco,  le gritó el patrón del champán a José Joaquín Borda, mientras éste observaba la ancha canoa que lo conduciría a la bodega de Conejo, aquella estación obligada de los vapores que subían por el Magdalena y que, debido a los rápidos del río, no podrían seguir hasta Honda. El viaje de Borda en la Joven Tulia -como se llamaba la embarcación atestada de pacas de tabaco-, en medio de las mercancías y la tradicional algarabía de los bogas, duró seis horas.

Palabras clave


Navegación interior; Historia; Siglo XIX; Magdalena (Río, Colombia)

Texto completo:

PDF