Atanasio Girardot [V]

Álvaro Salom Becerra

Resumen


Pero la noble víscera que solo palpitó por la República y para la libertad, que se dilató con todas las alegrías y se contrajo con todas las desventuras de la patria, no podía reposar allí definitivamente. Consumado el desastre de 1814 y convencidos los patriotas de que habían conquistado a Caracas para siempre, se presenta al palacio arzobispal un buitre repugnante y exige que se le entregue "el corazón del traidor Girardot, para darle el destino que merece".

Palabras clave


Girardot, Atanasio, 1791-1813

Texto completo:

PDF