[1]
J. E. Rueda Enciso, «A los fugitivos los ejecutaban y el guardia sólo traía las orejas», Boletín Cultural y Bibliográfico, vol. 38, n.º 57, pp. 57-59, 1.