[1]
D. Jaramillo Agudelo, «Las letras colombianas se parecen más a las vacas que al cacao», Boletín Cultural y Bibliográfico, vol. 21, n.º 02, pp. 94-95, 1.