¡París!

Beatriz Caballero

Resumen


El día no le alcanzaba para caminarlo. Conocía cada puente, cada calle,plaza, museo, rincón, iglesia, café, y la mesa con el mejor ángulo para mirar siempre una iglesia, ojalá Saint-Germain-des-Pres, o Notre-Dame. Siempre contaba la impresión que le había causado a Bolívar ver allí cuando el papa coronó a Napoleón. Él se iba para la oficina todos los días, Luis a un taller a pintar, Antonio a estudiar ciencias políticas, yo al colegio y mamá hacía las cosas prácticas. Aprendíamos francés todos al tiempo y por la noche nos contábamos lo nuevo que cada uno había aprendido. Mamá después, cuando ya se quería volver, decía que París nos había maleado a todos. Estaba en pleno furor el cine francés de la "nueva ola", pero ella sólo me llevaba a ver películas de vaqueros pues no se fiaba de la clasificación de los periódicos.

Palabras clave


Biografías;Caballero Calderón, Eduardo, 191-1993; Autores colombianos; Homenajes póstumos

Texto completo:

PDF