Reminiscencias del Chocó

Fernando Herrera Gómez

Resumen


Libro reseñado:

Instantáneas de viaje. Diario sobre la excursión al Chocó, 1934. Delio Jaramillo Restrepo (autoría) y Hernán Garcés González (fotografía). Eafit, Medellín, 2015, 129 pp., il.

 

Un grupo de estudiantes de la Escuela Nacional de Minas de Medellín, alentados por el profesor alemán Roberto Wokittel, hace una excursión por la intendencia del Chocó en 1934. Los acompaña también un ingeniero recién graduado, Antonio “el Negro” Durán. Uno de ellos, Delio Jaramillo Restrepo, llevará un diario de esa excursión, y su compañero Hernán Garcés González tomará una serie de fotografías que ilustran, en parte, ese viaje. La colección Rescates, del Fondo Editorial Universidad Eafit, nos entrega ahora este diario en una bonita edición para que los lectores de curiosidades podamos solazarnos. No creo que el joven Delio Jaramillo Restrepo haya tenido grandes pretensiones al llevar el diario. Su intención era una sola, según se sabe: darle a su hermana Ligia un testimonio de primera mano del transcurrir de esos días por entre esas poblaciones a través de la selva y los ríos. Ya sus compañeros de viaje, entusiasmados por lo vívido de tales narraciones, las habían publicado por entregas en la revista Dyna de esa facultad, un par de años después de haber sacado a la luz un volumen con diversas apreciaciones sobre la geografía, la minería, la salud, el transporte, la agricultura y la industria de esa olvidada zona del país. Varios conocedores y políticos de la región también hicieron sus aportes con artículos y comentarios.

Este libro, como queda dicho, es el testimonio afectuoso de un estudiante en una excursión, pero es tal su naturalidad al redactar y de tal gracia sus observaciones que pasa a ser algo así como un clásico de la crónica de viajes en nuestro país. Unos años más tarde, Eduardo Cote Lamus, uno de los fundadores de la revista Mito, daría cuenta de un recorrido por esas zonas del país en su Diario del Alto San Juan y del Atrato. Jaramillo Restrepo nos va contando el viaje desde que salen en tren de la estación de Cisneros en Medellín, y cómo los ánimos de los muchachos están dispuestos a todo lo que venga en esa travesía. Habla de las paradas en el camino, de los paisajes asombrosos de la cordillera, los chistes que se hacen unos a otros, las nostalgias de más de uno por estar lejos de su novia en Medellín. Después de una jornada agotadora, llegan a la pomposamente nombrada Ciudad Bolívar —“el París del suroeste antioqueño”, la he oído llamar no sin candor por algunos naturales—, pasan allí una noche no muy cómoda y a la madrugada ya salen para internarse en la selva, unos a pie y otros en unos caballos que han alquilado en el pueblo.


Palabras clave


Edición; Diario de viaje; Problemas sociales; Fotografías; Selva;

Texto completo:

PDF