Un viaje sin retorno

Nina Gerassi-Navarro

Resumen


Libro reseñado:

Una holandesa en América. Soledad Acosta de Samper. Universidad de los Andes/Biblioteca Nacional de Colombia/ Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 2016, 207 pp.

 

Hace ya un tiempo que la obra de la prolífica escritora colombiana Soledad Acosta de Samper ha dejado de ser desconocida gracias a la importante labor crítica y de recuperación iniciada por Montserrat Ordóñez y continuada por numerosos investigadores, entre ellos Carolina Alzate, Flor María Rodríguez Arenas y Catharina Vallejo. En reconocimiento al valor e importancia de la obra de Acosta de Samper, el Ministerio de Cultura de Colombia declaró el 2013 como Año Soledad Acosta de Samper. Ese mismo año, la Biblioteca Nacional conmemoró los cien años del fallecimiento de la autora con una bellísima exposición sobre su vida y obra. Estos reconocimientos, junto con la publicación de nuevas ediciones modernizadas de sus textos, son valiosos modos de divulgar el patrimonio cultural colombiano.

La presente edición de Una holandesa en América es parte de este esfuerzo. Esta cuidada y original edición incluye en realidad dos textos: la versión editada y revisada por Acosta de Samper de 1886 y un facsímil del volumen ilustrado por la autora, publicado originalmente por entregas en 1876. Dichos textos están precedidos por dos breves estudios: el primero de Carolina Alzate y el segundo de Catharina Vallejo. Cada una de ellas contextualiza y comenta la presente edición. El hecho de incluir las dos versiones textuales no solo permite cotejar las transformaciones de un texto, sino que ofrece al lector moderno la posibilidad de imaginar cómo era el ejercicio de lectura durante el siglo XIX. El facsímil reproduce el formato de periódico con un collage de ilustraciones que la autora seleccionó, según explica Alzate, de diversas publicaciones. Estas ilustraciones le dan una segunda dimensión al texto: permiten que el lector visualice el mundo del siglo XIX. Las imágenes son de paisajes, escenas cotidianas, batallas, hombres y mujeres de la época, y algunas figuras políticas. Pero su función no es reproducir visualmente el texto sino permitir que la lectura se expanda horizontalmente por la página. Por ello, salvo algún retrato de una figura política, ninguna ilustración lleva una explicación o identificación de lo que representa. Las imágenes están para sugerir posibilidades, para incitar al lector a que lea el texto y llegue a su propia visualización. Texto e imagen se complementan y se magnifican.


Palabras clave


Ilustraciones; Patrimonio cultural colombiano; Novela de aprendizaje; Religión católica; Narrativa de viaje; Periodo republicano; Mujeres

Texto completo:

PDF