Tarabitas precolombinas

Rodrigo Pérez G.

Resumen


Libro reseñado:

La cabuya de Chicamocha: su trascendencia en nuestra historia. Pablo Fernando Pérez Riaño. Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 2012, 148 pp., il.

Es una grata novedad que un intelectual se interese por las tarabitas, garruchas o cabuyas, puentes colgantes rudimentarios hechos con cables de cuerdas trenzadas que permiten a personas y cargas cruzar ríos crecidos durante el invierno. A Pablo Fernando Pérez Riaño, antropólogo, historiador y miembro de la Academia Colombiana de Historia, le interesó en particular la cabuya del río Chicamocha, por ser paso obligado, o casi, que comunicaba a Santafé de Bogotá y Tunja con las provincias de Santander, Pamplona, Socorro y Ocaña, y con la costa Caribe. Hoy día, en ciertas zonas apartadas del país, son todavía de uso común estos puentes, ingeniosos artefactos precolombinos hechos con pocos materiales locales, sujetos a la erosión del uso y del tiempo.

En una sencilla edición rústica de pequeño formato, la Academia Colombiana de Historia publicó este libro en 2012, el número LXI de la colección Bolsilibros, ilustrado con mapas y fotos que muestran puentes y paisajes concernidos. Las cinco ilustraciones en color que reproducen un mapa antiguo o un territorio lucen bien, en particular la primera, una bella acuarela de un pintor de la Comisión Corográfica cuyo nombre no se menciona en el libro, Carmelo Fernández, y que lleva por pie: “Puente colgante de bejucos sobre el río Zulia” (p. 17). Las fotografías en blanco y negro, muy pequeñas, en tonos desvaídos, resultan mustias, apagadas y como vistas con telescopio a una distancia tal del objetivo que se pierden todos los detalles del paisaje.


Palabras clave


Puentes colgantes; Artefacto precolombino; Fotografía de paisajes; Ríos de Colombia; Historia de Colombia

Texto completo:

PDF