El propio veredicto : Farsa en un acto de 30 minutos

Gustavo Andrade Rivera

Resumen


-l Hola ! Como ya se habrán dado cuenta, estamos en un tribunal. Pero no un tribunal cualquiera. Es un tribunal de guerra. Se va a juzgar a alguien. (Por el escenario). Parece que todo está bien. Es mi responsabilidad porque soy el Ujier. Además, ya lo ven, soy el narrador. Cosas del autor de la obra dizque para economizar actores. Pueden llamarme entonces, Ujier-narrador. Si alguno me necesita, llámeme: ¡Ujier narrador! y vendré enseguida.

Palabras clave


Teatro; Siglo XX; Libretos teatrales

Texto completo:

PDF